jueves, 7 de junio de 2018

VOLUNTADES ANTICIPADAS


¿En qué consiste el documento de voluntades anticipadas?
Es un documento escrito en el que una persona libre y consciente, expresa las instrucciones a seguir en un futuro con respecto a la asistencia sanitaria (tratamientos médicos y cuidados de salud), cuando no sea capaz de expresarse.

El documento puede ser modificado y revocado en cualquier momento mientras la persona implicada conserve la capacidad para tomar decisiones.

Es un derecho que tienen todos los ciudadanos independientemente de que sean atendidos en un centro sanitario público o privado de cualquier territorio del Estado, según reconoce la Ley Básica de Autonomía del Paciente.

¿Quién puede hacerlo?
Cualquier persona mayor de edad (18 años), no incapacitada judicialmente y que actúe libremente.
En Aragón también pueden otorgar el documento de voluntades anticipadas, los menores, mayores de 14 años, en los casos previstos en el artículo 21 de la Ley 13/2006, de 27 de diciembre, con la asistencia de uno de los padres que esté en ejercicio de la autoridad familiar o, en su defecto, del tutor.

¿Qué se puede expresar?
·         Opciones personales respecto a los momentos finales de la vida u otras situaciones de grave limitación física o psíquica.
·         Instrucciones y límites referidos a las actuaciones médicas.
·         Voluntad respecto a la donación de órganos.
·         Designación de representante para que ayude en la interpretación el documento.

¿Existen límites?
No se aplicarán voluntades que vayan contra la Ley, contra la buena práctica clínica y en aquellos supuestos no previstos por quien otorgó el documento.

¿Cómo se formaliza?
El documento se formaliza por escrito y existen tres opciones:
  • Ante dos testigos mayores de edad y con plena capacidad de obrar, de los cuales uno no puede tener relación de parentesco hasta segundo grado ni estar vinculado por relación patrimonial con el otorgante. 
  • En notaría (mediante acta notarial). No precisa testigos.
  • Ante el personal habilitado al efecto por el Departamento competente en materia de salud. 

¿Cuáles son los trámites?
1.      Formalizarlo por escrito, de cualquiera de las tres opciones descritas en el apartado anterior.
2.      Entregando en D.N.I (original o copia compulsada), de todas las personas intervinientes en el Documento: el otorgante, los representantes (si los hubiere) y los dos testigos o la persona habilitada por el Departamento competente en materia de salud.
3.      Documento de identificación personal (DNI/NIE/Pasaporte) del declarante.

¿Qué es el Registro de Voluntades Anticipadas?
El Departamento de Sanidad dispone de un registro donde los documentos de voluntades anticipadas quedan registrados y disponibles para ser consultados por los profesionales sanitarios que le atiendan en el final de su vida y puedan conocer así su voluntad.

Aspectos a tener en cuenta
  • Comente con su familia más próxima y/o con su representante sus decisiones finales.
  • Tenga en cuenta que, aunque usted lo manifieste de forma verbal o por escrito, no se pueden realizar actuaciones en contra de la ley.
  • Consulte el posible contenido del documento de voluntades anticipadas a su médico de a atención primaria, donde mejor le podrán asesorar sobre la evolución de su enfermedad y de las consecuencias de tomar una u otra decisión.
  • Registrar el documento tras haberlo meditado y consultado, para que sea reconocido en el futuro.

¿Dónde puedo recibir  más información?
  • En mi centro de salud o en los servicios de atención al usuario de los centros sanitarios del sistema de salud de Aragón.
  • En la dirección general de derechos y garantías de los usuarios. Departamento de Sanidad, vía universitas 36, cuarta planta, 50017,Zaragoza.
  • En www.saludinforma.es

¿Qué ocurre si dispone de documento de voluntades anticipadas pero no está inscrito en el Registro?
Si se dispone de dicho documento, usted, sus familiares o su representante legal deberán entregar dicho documento en el centro sanitario donde sea atendido para que se incorpore a su historia clínica.

 ¿Quién puede tener acceso a sus voluntades anticipadas?
 La persona que establezca sus voluntades anticipadas puede expresar en las mismas quién quiere que tenga acceso a conocerlas y en qué condiciones.

¿Cómo se actúa en situaciones no contempladas en el documento?
En el caso de situaciones clínicas no contempladas en el documento de voluntades anticipadas, la persona representante deberá tener en cuenta sus valores u opciones vitales con el fin de presumir la voluntad que tendría el paciente si estuviese en capacidad de decidir.



Normativa aplicable

Otras observaciones
Se requiere cita previa para iniciar el trámite en la Dirección General de Derechos y Garantías de los Usuario. Esta cita se puede solicitar a través del portal saludinforma.es o llamando a los teléfonos 902555321, 976713431.

Solicitud de inscripción en el Registro de Voluntades Anticipadas
(copiar y pegar el siguiente link en el buscador):

¿Cómo se inscribe el documento de Voluntades Anticipadas en el Registro?
Presencialmente con cita para voluntades anticipadas
  1. Departamento de Sanidad
    • Dirección General de Derechos y Garantías de los Usuarios.
    • Registro de Voluntades Anticipadas 4ª planta
    • Vía Univérsitas, 36
    • Zaragoza
    • Teléfono: 976 713 431
Para ello, debe solicitar cita en SaludInforma o llamando al teléfono 902555321.
  1. En los servicios de Atención al Usuario de cualquier centro sanitario.
  2. En los centros de salud.
  3. En los Servicios Provinciales del Departamento de Sanidad de Zaragoza, Huesca o Teruel.
Por correo postal
    • Registro de Voluntades Anticipadas.
    • Departamento de Sanidad
    • Dirección General de Derechos y Garantías de los Usuarios, 4ª planta, Vía Univérsitas, 36, 50017, Zaragoza

Dra. Laura Pastor Pou - Centro de Salud San José Norte

jueves, 24 de mayo de 2018

FACTORES DE RIESGO CARDIOVASCULAR

Las enfermedades vasculares constituyen un problema de salud pública prioritario en España, al ser responsables de la pérdida de muchos años potenciales de vida y representar una gran carga económica para el sistema de salud. Existen muchas probabilidades de que usted tenga que prestar atención a lo que tenemos que decirle, porque puede estar expuesto a factores de riesgo cardiovascular. 

No deje de leer, se lo ruego. Es una de las pocas ocasiones en las que hay que tener claro que su bienestar depende de ello.

CONCEPTOS

En nuestro país, las enfermedades vasculares (aquellas que consisten en daños a arterias, venas y pequeños vasos sanguíneos, generalmente por procesos ateroscleróticos) son un problema de salud de desarrollo lento pero muy importante porque empeoran las condiciones de la vida de quienes las padecen, hasta el punto de producir dependencia e incluso incapacidad, y también porque la acortan. 

Las consecuencias más importantes de los factores de riesgo cardiovascular son, probablemente, el INFARTO AGUDO DE MIOCARDIO y sus variedades, junto con la ENFERMEDAD VASCULAR CEREBRAL, la ENFERMEDAD CORONARIA, la ARTERIOPATÍA PERIFÉRICA o la INSUFICIENCIA CARDÍACA. En el momento de presentarse estos desenlaces, la enfermedad cardiovascular suele estar avanzada. Incluso hoy, con todos los avances disponibles, sigue siendo la causa de muerte prematura más frecuente en Europa; por otro lado, la mayoría de los casos se producen en países en desarrollo y la mortalidad en nuestro continente se ha reducido durante las pasadas décadas. 

Se ha observado que muchas personas que las padecen se han expuesto a ciertos factores de riesgo. Esos factores de riesgo y el impacto que tienen sobre la salud de una persona pueden ser estudiados mediante ciertas pruebas diagnósticas, o tan sólo con un estudio de los síntomas que pueden producir conforme avanza la enfermedad cardiovascular. 

La llamada PREVENCIÓN PRIMARIA es una de las estrategias más importantes para intentar reducir la incidencia de esta enfermedad y se fundamenta en dos estrategias básicas y complementarias: 
  • una es poblacional, de promoción de la salud y de aquellos estilos de vida, factores ambientales, sociales y económicos que favorecen la salud y disminuyen la presentación de la enfermedad. Gobiernos, asociaciones, industrias y comunidades científicas influyen a través de leyes, reglamentos de seguridad, movilizaciones o concienciación divulgativa ciudadana para animar a todas las partes implicadas a crear un ambiente más sano para la población general.
  • otra es individual, dirigida a reducir los factores de riesgo en aquellos individuos en que están más elevados. Esta es la prevención que se realiza en la consulta de su Centro de Salud. 
Para evitar sus peores consecuencias, o evitarlas por completo, existen varias medidas de prevención de las que toda la población puede verse beneficiada (vd. inclusive). Algunas son recomendaciones universales que pueden aplicarse a toda la población (vd. inclusive). Otras son recomendaciones que competen a su médico, de requerirlas sus pacientes (vd. inclusive) por presentar los factores de riesgo arriba mencionados, de los que hablaremos más adelante. Puede informarse de estas cuestiones a través de su médico o de su enfermera, si le quedan dudas una vez haya leído este documento.

El enfoque de estas recomendaciones dependerán de si sufre una enfermedad que ya le ha causado problemas perceptibles, si tiene varios factores de riesgo pero no ha manifestado síntomas, si tiene familiares de primer grado que sufrieron enfermedad cardiovascular a edades tempranas o si tiene factores de riesgo aislados. Haber padecido una enfermedad cardiovascular hace más probable que pueda terminar padeciendo otra, o la misma en otro momento, o un empeoramiento de la misma; sin embargo, cada una de las enfermedades se ve más facilitada por un tipo u otro de antecedente, y recoger todas las variaciones y variedades de riesgo sería un ejercicio ímprobo para autor (y lectoras), así que es preferible centrarnos en los que siguen. 

INTERVENIR EN EL RIESGO CARDIOVASCULAR 

Las enfermedades cardiovasculares en general se relacionan a hábitos de vida. Por ejemplo: 

  • fumar tabaco;
  • tomar comida poco sana;
  • falta de ejercicio y sedentarismo;
  • estrés psicosocial.

La Organización Mundial de la Salud estima que tres cuartas partes de las muertes por enfermedad cardiovascular podrían evitarse con cambios en los cuatro puntos referidos sobre estas líneas. Por ello, se han establecido las siguientes recomendaciones universales que toda la población puede controlar con el apoyo sanitario oportuno y que en todos los casos (el suyo inclusive) pueden retrasar o evitar la enfermedad cardiovascular y sus complicaciones: 

  • no fumar (cuanto antes se deje de fumar, menos riesgo y mejor bienestar se consiguen);
  • realizar esfuerzo físico adecuado (al menos cinco tandas de treinta minutos cada semana);
  • buenos hábitos dietéticos (consulte con su médico si tiene dudas al respecto); 
  • evitar la obesidad; 
  • controlar la tensión arterial;
  • mantener niveles normales de colesterol ("grasas") en sangre (es conveniente realizar analíticas anuales en una parte muy importante de la población de edad avanzada; consulte con su médico si tiene más de 50 años y algún otro factor de riesgo); 
  • mantener niveles normales de glucosa ("azúcar") en sangre (es conveniente realizar analíticas anuales en una parte muy importante de la población de edad avanzada; consulte con su médico si tiene más de 50 años y algún otro factor de riesgo); 
  • evitar el estrés excesivo. 

Los cuatro primeros puntos están al alcance de todo el mundo y aunque pueden presentar dificultades prácticas, la población general (vd. inclusive) puede beneficiarse de su control. 

Los cuatro últimos son aspectos más técnicos que deberían comentarse de forma regular con el personal sanitario de su Centro de Salud; la regularidad con la que serán necesarios nuevos controles depende de su caso, y la discierne su médico de Atención Primaria.

Es posible que su médico le recomiende que empiece a tomar medicación para controlar la tensión arterial por primera vez en muchos años considerándose que "tiene la tensión baja"; la tensión tiende a subir conforme el envejecimiento afecta a todo el organismo, es parte natural del desarrollo en muchos casos. Cuanto antes se trate, menos daño causará al cuerpo (corazón, cerebro...) No siempre ocurre; pero para detectar su incremento, que es un riesgo cardiovascular, cualquiera (vd. inclusive) se beneficiará a partir de cierta edad de controles regulares de la tensión con su enfermera o su médico. 

También puede ser que su médico le recomiende que tome medicación para reducir el nivel de colesterol "malo" en sangre; hay dos tipos de colesterol que suelen controlarse directamente en las analíticas de sangre, el colesterol "bueno" (o colesterol HDL, que protege contra problemas cardiovasculares cuanto más alto está) y el colesterol "malo" (o colesterol LDL; este es el colesterol que supone un riesgo, porque tiende a dañar las arterias). Si el colesterol "malo" es demasiado alto, tendrá que recibir tratamiento para reducir el nivel de colesterol y se recomienda iniciar una dieta de control (véase más abajo). 

Los niveles de azúcar deben controlarse regularmente para garantizar que el organismo todavía puede gestionar correctamente la cantidad de glucosa en la sangre. Al igual que el colesterol LDL, la glucosa tiende a causar daños en los vasos sanguíneos, pero sobre todo en los vasos pequeños; problemas de visión, cerebrales o en extremidades, entre otros, pueden producirse y agravarse si no se controlan las cifras de glucemia, sobre todo a partir de ciertas edades. El envejecimiento afecta a casi todo el mundo en este sentido, agotando al órgano que se encarga de controlar los niveles de glucosa mediante la producción de insulina, el páncreas; hay veces que con una pastilla o dos se puede controlar bien, pero a veces es necesario inyectarse insulina diariamente. No tiene por qué ser su caso, pero la mayoría de las personas que desarrollan diabetes terminan necesitando cambios de medicación para apoyar a su páncreas. No se preocupe si es su caso; incluso en aquellas situaciones en las que no se controla con facilidad la glucemia con medicación básica, su médico le ayudará a evitar los riesgos cardiovasculares incidiendo en otros factores de riesgo y en este mismo, en la medida en que sea posible.

En cuanto al estrés, es parte inevitable de la vida y depende casi enteramente de cómo la vive cada cual; sin embargo, si este estrés le resulta intolerable en su vida diaria, quizá sea necesario replantearse su actitud vital o sus actividades cotidianas. Si ni tan siquiera eso reduce su nivel de estrés (particularmente en el caso de notar dificultad para respirar, dolor en el pecho, palpitaciones...) quizá sea conveniente comentarlo con su médico. 

Estos factores no son los únicos a tener en cuenta. Ciertas pruebas médicas también modifican el pronóstico propio de su enfermedad y algunos síntomas o antecedentes familiares y personales incrementan más el riesgo; del mismo modo, tener más de un factor de riesgo incrementa más todavía el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular de lo que lo incrementarían por separado. Se deben tener en cuenta todos los factores de riesgo en este sentido.

PUNTOS IMPORTANTES: 

Les instamos a recordar estos puntos de repaso y a considerarlos si algún día tienen frente a sí una elección entre evitar el riesgo cardiovascular o seguir escogiendo un riesgo cardiovascular: 

· La enfermedad cardiovascular, particularmente la enfermedad de arterias coronarias (del corazón), es la causa de muerte prematura más frecuente a nivel mundial.

· La muerte por enfermedad cardiovascular es igual de frecuente en ambos sexos a partir de los 75 años, la edad a la que más se produce, en Europa.

· La muerte por enfermedad cardiovascular se produce a edades cada vez más tardías en nuestro ambiente. 

· La muerte no es siempre un desenlace inmedianto; muchas veces, se producen complicaciones o enfermedades que no resultan en la muerte pero sí empeoran la calidad de vida.

· La prevención FUNCIONA; las estadísticas han demostrado que cambiar los riesgos que dependen de los hábitos es incluso más efectivo que el uso de tratamientos mejorados. 

· El esfuerzo por prevenir debería ser constante, desde el nacimiento hasta la edad avanzada.

· Combinando estrategias que afecten a la población en general y a las personas con alto riesgo cardiovascular en particular se obtienen mejores resultados; es preferible aplicar ambas. 

Confiamos en que este documento les haya animado a vigilar y mejorar su estado de salud; es un esfuerzo permanente y exige compromiso y fuerza de voluntad, pero permitirá que vivan más y mejor (vd. incluido). 

Un saludo.

Dr. Javier López Coscojuela

martes, 10 de abril de 2018

HIGIENE BUCODENTAL

IMPORTANCIA DE LA HIGIENE
La higiene es una de las principales formas de preservar nuestra salud. Dentro de la higiene diaria no debemos olvidar el cuidado de nuestra boca ya que la falta de ésta podría acarrear múltiples enfermedades.

Una sonrisa saludable es más que algo cosmético: en una persona, la salud de los dientes y encías puede indicar el estado de toda su salud en general. Tener una mala higiene dental se ha aunado a un alto riesgo de algunas enfermedades en adultos.

HIGIENE BUCODENTAL: DESDE LA INFANCIA HASTA LA ADOLESCENCIA

Cuanto más temprano se empiece con la higiene oral, menos son las posibilidades de que los niños comiencen con enfermedades dentales como las caries.
Hasta que el niño no adquiere la habilidad motora suficiente (entorno a los 7-10 años), la higiene oral es responsabilidad de los padres, por los que éstos deben de conocer cómo y cuándo se debe hacer la higiene.

DESDE EL NACIMIENTO HASTA LOS 18 MESES:

La higiene bucal se debe iniciar y realizar desde el nacimiento, con el fin de acostumbrar al bebé a la manipulación de su boca, instaurar un hábito de higiene oral precoz y evitar la formación de caries.

Se hará un masaje de las encías, que además estimulará sus funciones orofaciales y se usarán gasas humedecidas en agua o dedales de silicona para la limpieza de la boca (incluyendo encías y lengua), durante aproximadamente de 15 a 30 seg, sobre todo tras la toma del biberón o de los alimentos, para limpiar los residuos que queden.

La erupción dental temporal se inicia con los incisivos inferiores alrededor de los seis meses, aunque puede retrasarse de forma normal algún mes e incluso pueden darse casos de recién nacidos con dientes presentes en boca.
Los dientes de leche tienen una función masticatoria, en la que los niños aprenden a masticar. Además tienen la función estética, que es nuestra cara al mundo, y la fonación, el habla.
Cuando comienzan a hacer erupción los dientes, el niño puede sentir alguna molestia. También, el niño está en plena fase oral, explorando el mundo llevándose todo lo que encuentra a la boca, haciéndolo de forma instintiva, como para frotarse la encía, rascando o estimulando la zona o como para tener sensaciones nuevas. Para aliviar las molestias dentales de las primeras erupciones, se pueden realizar heladitos de leche materna o darles alimentos sanos (tallo de la lechuga o del apio, por ejemplo) que estén fríos, para aliviar y desinflamar la zona afecta.
Otro hábito importante es revisar con regularidad cada mes los dientes de su hijo. Esto se llama “levantar los labios”. Al “levantar los labios”, los padres deben buscar signos de caries no detectadas o cualquier otro problema potencial como:
  • Cambios en el color de los dientes (líneas blancas o manchas marrones)
  •  Dientes rotos o astillados
  • Encías inflamadas o con sangrado
  • Agujeros en la superficie de los dientes


Es recomendable visitar al odontopediatra para comprobar el desarrollo correcto de la dentición, cuando cumpla un año de edad.


DE LOS 18 MESES A LOS 5 AÑOS

El uso de chupones o la succión del pulgar pueden afectar la ubicación de los dientes permanentes de su hijo. Debe tener un plan para ayudar a su hijo a abandonar el hábito de chuparse el dedo pulgar.

Es importante crear buenos hábitos de alimentación en su hijo desde pequeño. Para las comidas y entremeses, elija alimentos de los cinco grupos principales de alimentos: frutas, verduras, carne, cereales y lácteos. En su plan diario de comidas incluya entremeses sin azúcar. Limite el consumo de alimentos azucarados a una o dos veces por día.
Lo que importa no es cuánta azúcar consume su hijo sino la frecuencia con la que lo hace. Si decide servir alimentos y bebidas con contenido de azúcar, hágalo con regularidad en los horarios programados para las comidas y no como entremeses entre las comidas. Aliente a su hijo a beber mucha agua en una taza entre las comidas. El agua no contiene azúcar y calmará su sed.

Realizar el cepillado dental mínimo tres veces al día, si es posible con flúor, ya que fortalece el esmalte dental. Utilizar cepillos con cerdas finas y suaves, dejando al niño que lo realice él mismo bajo la supervisión del adulto, el cual cepillará las áreas que el menor haya olvidado (dientes superiores, frontales y traseros).

Hay que incentivar la actitud correcta de los padres como modelo a imitar y esto significa que hay que promover que los padres o educadores se cepillen los dientes un mínimo de dos veces al día.


DE LOS 5 AÑOS A LOS 18 AÑOS

A partir de los 6 años se inicia la aparición de la dentición definitiva. Coinciden cronológicamente de forma habitual la erupción del primer molar definitivo (conocido como el molar de los 6 años) y la de los incisivos inferiores definitivos. A diferencia de la erupción de los incisivos, el primer molar aparece por detrás de los molares temporales y no provoca la exfoliación (pérdida de la pieza temporal) de ningún molar. Ello provoca que muchos padres y cuidadores no se percaten de la existencia de este molar y descuiden su cuidado (cepillado) aumentando el riesgo de desmineralización en este molar que es el diente que más frecuentemente se ve afectado por una lesión de caries.
A estas edades, los niños ya han adquirido las habilidades motoras para poderse cepillar ellos solos. Hay que animarles que se limpien los dientes después de cada comida principal y entremeses, haciendo especial hincapié a la limpieza tras comer productos azucarados.


RECOMENDACIONES EN POBLACIONES ESPECIALES
 
 
RECOMENDACIONES EN ADOLESCENTES
En la adolescencia es frecuente la molestia provocada por la erupción de las muelas del juicio (tercer molar) como causa de atención urgente. Habitualmente, el mejor tratamiento ante las molestias es un antiinflamatorio junto a un enjuague con clorhexidina (2-3 veces/día) para desinflamar la encía alrededor de la zona de erupción y disminuir las molestias hasta recibir control por parte de un odontólogo. La administración de un antibiótico no siempre está indicada y nunca debe incorporarse como terapia habitual.
RECOMENDACIONES PARA MUJERES EMBARAZADAS
El embarazo es una época de mayor riesgo tanto para la caries como para las enfermedades periodontales.
Debe recomendarse a la embarazada visitar a su dentista al inicio del embarazo (de hecho, sería preferible hacerlo antes de iniciar la gestación). Es fácil que una gingivitis o periodontitis con poca sintomatología aumente su visibilidad debido a los cambios en la vascularización y al aumento de hormonas, como los estrógenos, durante algunas fases de la gestación.
En caso de vómitos repetidos, se recomienda no cepillar los dientes inmediatamente después ya que el ácido habrá desmineralizado la capa externa del esmalte y el cepillado eliminará esa capa y no permitirá su remineralización-recuperación. Se recomienda enjuagar con bicarbonato (neutralizador), o en su ausencia con agua, y cepillarse tras unos 15-20 minutos una vez la saliva ha conseguido remineralizar el tejido dental.
RECOMENDACIONES EN LA TERCERA EDAD
En la tercera edad existen determinados factores predisponentes que deben ser tenidos en cuenta. En primer lugar, el aumento de medicación crónica con efectos sobre la salivación, disminuyendo las defensas del huésped. En segundo lugar, la disminución de la habilidad manual y una peor capacidad para tener una correcta higiene oral. En tercer lugar, la mayor exposición de las raíces dentales por efecto incremental de la enfermedad periodontal a lo largo de los años.
Es importante recomendar un aumento en la frecuencia de cepillado y la utilización de un enjuague fluorado. En casos de pérdida de habilidad, compensarla con la utilización de cepillos eléctricos de fácil manejo.
Hay que promocionar la utilización de caramelos sin azúcar para mejorar la sensación de la boca seca, ya que añadir azúcar a la dieta de una persona con disminución de la capacidad de salivación provocará un alto riesgo de caries. Existen productos denominados “salivas artificiales” que mejoran la hidratación bucal durante un tiempo más prolongado con principios activos que intentan mejorar la capacidad defensiva de la saliva así como su efecto neutralizador (buffer) de los ácidos bacterianos.
RECOMENDACIONES EN DIABÉTICOS
Las personas diabéticas desde la infancia (diabetes tipo I), suelen tener un riesgo de caries bajo al tener un consumo de azucares moderado para controlar su glucemia, pero tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedades periodontales, como infecciones bacterianas que son, dada su menor capacidad defensiva frente a la agresión bacteriana y a los defectos en la vascularización. Es recomendable que los pacientes diabéticos (especialmente los de tipo I) tengan un muy buen control del estado de su boca ya que la periodontitis, al ser un foco infeccioso, dificulta el control glucémico tal y como ha quedado demostrado en estudios previos.

CEPILLADO DENTAL

Los objetivos del cepillado dental son:

1) Retirar la placa e interrumpir la reformación de ésta
2) Limpiar los dientes de alimentos, detritos y tinciones
3) Estimular los tejidos gingivales
4) Aplicar el dentífrico 
 
Se pueden emplear varias técnicas para cepillar los dientes. Y su eficacia depende sobre todo de la habilidad del paciente. Aunque hay diferentes técnicas, tienen en común lo siguiente: 
 
1) Cepillado de las superficies oclusales: Cualquier técnica requiere que se limpien las superficies de masticación, lo mismo que las superficies labial y lingual. Esto se puede lograr colocando las puntas de las cerdas sobre las superficies oclusales y frotándolas con movimientos horizontales forzados. La acción impulsa a las puntas de las cerdas por las áreas de surcos y fisuras.
2) Sobreposición de movimientos de las cerdas: Es conveniente cepillar una región que tenga cada vez la longitud aproximada de la cabeza del cepillo hacia el área siguiente a dos tercios de la longitud de la cabeza del cepillo. Esto produce sobreposición del efecto de limpieza. La sobreposición ayuda a impedir que se salten áreas.
3) Número de movimientos del cepillo: La mayoría de las técnicas requieren seis a ocho movimientos en cada área antes de pasar a la siguiente
4) Enjuague: siempre se deben efectuar enjuagues con agua tibia después de cepillarse los dientes.
5) Hora del día para efectuar la higiene bucal: Se sugiere una limpieza matutina a fondo antes de iniciar las actividades diarias, después de la comida en la tarde y antes de dormir.


USO DE HILO O SEDA DENTAL

Sumado al cepillado dental, es necesario complementar la higiene bucal con el uso de seda o hilo dental para limpiar los espacios interproximales (entre los dientes), evitando la formación de caries en los mismos.
Su uso es diario, de preferencia en la noche, antes del cepillado, pues toma más tiempo. El uso del hilo dental puede comenzar durante el período de recambio dentario, después de los 6 años, aunque es necesario que el hábito esté instalado a los 12-13 años, cuando la dentición definitiva está completa hasta el segundo molar, pues es el único procedimiento que asegura una limpieza de las caras vecinas ocultas de los dientes y muelas. Si la encía sangra, se debe a que está inflamada, por lo que el cepillado y el uso del hilo dental, ayudarán a su mejoría al remover el biofilm que está generando la inflamación.


Resultado de imagen de cepillado correcto


 



























FACTORES QUE DETERMINAN LA EFICACIA DE UNA TÉCNICA DE HIGIENE BUCAL
I.- Supervisión, motivación y refuerzo: A pesar de que la eficacia del cepillado dental está determinada por varios factores (donde la frecuencia y la técnica se consideran particularmente importantes) el factor más importante para que los pacientes desarrollen una buena técnica de cepillado dental es con supervisión y siendo reforzado con programas de instrucción de higiene.
II.- Duración de la técnica de cepillado: El consenso general entre los profesionales de la salud oral es que las personas deben cepillarse los dientes por lo menos durante 2 minutos con un técnica eficaz.
III.- Cepillado del dorso lingual: Todas las técnicas de cepillado deberían finalizar con el cepillado del dorso lingual, dado que la anatomía de la superficie de la lengua provee un ambiente ideal para el acúmulo de células descamadas y detritos de comida, favoreciendo el crecimiento bacteriano. Las superficies irregulares del dorso de la lengua protegen a las bacterias de la acción de arrastre y poseen menos niveles de oxígeno, lo que facilita su crecimiento. La presencia de cantidades significativas de bacterias en el dorso lingual se asocia fuertemente con la halitosis.
RESUMEN
 
La higiene es una de las principales formas de preservar nuestra salud. Dentro de la higiene diaria no debemos olvidar el cuidado de nuestra boca durante todas las etapas de la vida, ya que la falta de ésta podría acarrear múltiples enfermedades.

Alrededor de los seis meses, cuando aparecen los primeros dientes, es conveniente empezar a cuidarlos. Después de la toma del biberón o toma de alimentos, es conveniente el uso de una gasa húmeda para limpiar la boca del bebé, presentando especial atención también a las encías. Es recomendable visitar al odontopediatra para comprobar el desarrollo correcto de la dentición.

Es responsabilidad de los padres, junto con la orientación profesional del odontopediatra, crear unos buenos hábitos de higiene oral en los niños. Es importante seleccionar un cepillo dental adecuado con filamentos suaves para realizar una limpieza eficaz de los dientes y las encías. Así mismo, la selección de la pasta o gel dentífrico debe ir acompañado del consejo profesional. En la mayoría de los casos se recomienda el flúor (fortalecedor del esmalte dental), que debe ser administrado de manera responsable según la edad del niño. El uso de enjuagues bucales puede ser utilizado cuando el niño adquiere habilidades para escupir y no tragarse el líquido.

En la adolescencia y en la etapa adulta deben mantenerse de por vida los hábitos de higiene bucal adquiridos, junto con las revisiones periódicas del dentista. 

La cavidad oral presenta un ecosistema altamente diverso, con hasta 600 especies microbianas diferentes que colonizan los diferentes hábitats. El biofilm oral (placa bacteriana) es una compleja y organizada comunidad de microorganismos que pueden cooperar entre sí y que conducen a la creación de condiciones propicias para la supervivencia de las especies bacterianas más exigentes. Estas bacterias patógenas que se encuentran en el biofilm oral son responsables de la etiología de las dos principales enfermedades orales: caries y periodontitis. Además, el descuido de la higiene bucal puede llegar a causar, a la larga, la pérdida de los dientes.

La técnica de higiene bucal aumenta su eficacia en la remoción de biofilm cuando:
  • Es supervisada y reforzada con una adecuada motivación generando en el paciente hábitos de higiene oral duraderos.
  • Es ejecutada sistemáticamente por un tiempo mínimo de 2 minutos después de cada comida y en la noche antes de dormir.
  • Se utiliza un cepillo suave, de cabeza pequeña, multipenachos paralelos, a la misma altura y distribuidos uniformemente con monofilamentos de nylon y punta redondeada, con un tiempo de uso no mayor a los tres meses o hasta que la torsión, extensión, flexión de los filamentos y desgaste del mismo, disminuya su capacidad funcional.
  • Finaliza con el cepillado del dorso lingual

Dra Lorena Rodriguez